Publicada en

7 consejos para trabajar en entornos ATEX

entornos atex

Si tienes una noción clara de lo que son los entornos o las zonas ATEX, sabes bien que son situaciones potencialmente peligrosas que requieren de máxima precaución. Además del equipo y las herramientas antichispa adecuadas, toma en cuenta los siguientes tips para salvaguardar tu integridad y la de quienes trabajan contigo.
1. Proceso operativo bien específico
Más allá de indicarles a los trabajadores que está todo bajo control, es importante que entiendan bien cómo van a llevar a cabo el procedimiento. En este sentido, deben conocer las condiciones del ambiente de trabajo, las herramientas ATEX que van utilizar y quién va estar a cargo de la operación para coordinar las actuaciones.
2. Asistencia de la unidad de prevención
Aunque por lo general esta medida brille por su ausencia, resulta fundamental que un experto pueda evaluar las condiciones de seguridad. De esta forma los operarios cuentan con los medios apropiados para supervisar el trabajo y medir la presencia de atmósferas explosivas, inflamables o peligrosas.
3. Equipos de protección individual (EPIs) apropiados
Siempre considera el sitio donde se piensa trabajar, las condiciones del aire, los elementos tóxicos o peligrosos y las medidas que debes implementar en cada caso. Aunque las herramientas antichispa son esenciales, debes saber adaptar tus protocolos de seguridad en función del entorno asignado.
4. Evita las actuaciones individuales
Con esto queremos decir que cada labor que se tenga pautada no debe ser emprendida por una sola persona. Lo ideal es que en los equipos asignados haya alguien encargado de supervisar el comienzo y final del trabajo. Así te aseguras de que nadie quede atrapado por accidente y no pueda recibir ayuda.
5. Personal debidamente entrenado e informado
Por más que se insista en este punto, nunca faltan empleados que obvian las normas más elementales en entornos ATEX. Los que laboran en estas condiciones deben estar formados tanto en teoría como en práctica para saber cómo actuar. Ese conocimiento puede ser la diferencia entre salvarse o morir.
6. No son lugares aptos para claustrofóbicos
Es claro que, si sufres una condición que dispare tus nervios en espacios reducidos, huecos de escaleras o en ascensores, debes reconsiderar tu vocación. Evita provocar un accidente donde tú o alguien más salgan heridos.
7. Piensa con calma antes de actuar
Recuerda que en un entorno ATEX debe prevalecer la seguridad y el sentido común. Antes de complicar más una situación, pide ayuda si no cuentas con los medios adecuados para auxiliar a alguien en peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *