Publicada en

Las herramientas adecuadas para esos tipos de ambientes son las llamadas herramientas atex.

herramientas entorno atex

La seguridad es un punto fundamental en el trabajo y en la vida en general. De nada sirve realizar un buen trabajo si no se cuenta con las medidas de seguridad adecuadas que garanticen la integridad de los trabajadores.

De forma general, cuando se emplean herramientas se produce una fricción por el impacto entre las propias herramientas o bien con otros materiales como puede ser el acero o el hormigón, produciéndose una chispa. Si bien la presencia de chispas es algo bastante habitual cuando se emplean herramientas, existen ciertos trabajos donde la producción de las mismas puede ser fatal. Este es el caso de ciertos ámbitos laborales donde resulta común la presencia de atmósferas explosivas. Estos ámbitos son la industria química, automotriz, petrolera, papelera, minera, pirotécnica, nuclear, aeronaval, armamentista, en los servicios como gas, electricidad, telecomunicaciones, tratamientos de aguas residuales, residuos peligrosos, etc. En estos casos resulta de vital importancia el uso de herramientas para atmósferas explosivas conocidas como antichispa.

De forma general, se puede definir una herramienta antichispa como aquella que cuando se utiliza y entra en contacto con otras herramientas o materiales da lugar a chispas con un nivel energético inferior a la energía mínima necesaria para producir la inflamación del aire. Dicho de otra manera, estas herramientas producen lo que se denomina como chispas frías y reducen el riesgo de accidentes durante el trabajo.

Las herramientas para atmósferas explosivas están fabricadas con aleaciones metálicas específicas. De forma general suelen ser aleaciones de cobre-berilio y aluminio-bronce, metales que cuando reciben impactos no dan lugar a chispas que puedan producir peligro. En numerosas ocasiones estas herramientas antichispa son dotadas con otras características que aumentan aún más la seguridad que proporcionan. Así, algunas están dotadas también con propiedades antimagnéticas, de manera que pueden ser utilizadas en ambientes donde estén presentes equipos sensibles al magnetismo sin producir peligro para el operario. Otras poseen propiedades anticorrosivas, especialmente indicadas para trabajos en ambientes marinos o submarinos.

El uso de herramientas antichispa aporta un extra de seguridad durante el trabajo, haciendo posible trabajar sin tener que preocuparse por nada más que por hacer un buen trabajo. Manteniendo estas herramientas limpias, libres de contaminantes ferrosos que puedan afectar a sus propiedades antichispa y realizando las reparaciones oportunas que permitan tenerlas siempre en perfectas condiciones, se puede disponer de herramientas seguras, útiles para atmósferas donde otro tipo de herramientas podrían causar graves problemas, haciendo posible un trabajo seguro y de calidad con la total seguridad de que el operario no corre ningún riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *