Publicada en

Zonas ATEX

69342

Por el mismo hecho de que existe una probabilidad de inflamación; se le denominan áreas de riesgo a aquellos ambientes en los que fácilmente se pueden acumular gases o polvos y oxígeno para crear una atmósfera explosiva (ATEX). Estas áreas de riesgos se encuentran divididas según la frecuencia de acumulación, lo que permite mantener un mayor control de seguridad. Así que si tienes una empresa que manipule químicos o sustancias que den lugar a este tipo de atmósferas es necesario que tomes conciencia y apliques todas las medidas a tu alcance para promover la seguridad y protección de tus trabajadores.

Clasificación de las zonas ATEX

Zona 0

La presencia de la atmósfera explosiva es permanente o por intervalos largos de tiempo.

Zona 1

Área de trabajo que en condiciones normales la acumulación de gases inflamables y aire es ocasional.

Zona 2

Área de trabajo que en condiciones normales las atmósferas explosivas no son ocasionales y en caso de presentarse la situación contraria sería por un pequeño período de tiempo.

Las zonas anteriores aplican para la formación atex de aire y sustancias inflamables en forma de gas, vapor y niebla. Y las zonas que aparecerán a continuación es para la formación atex en forma de nube de polvo.

Zona 20

La presencia de la atmósfera explosiva permanece por largos períodos de tiempo.

Zona 21

Área de trabajo en la cual la formación de la atmósfera explosiva es usual.

Zona 22

Área de trabajo que en condiciones normales las atmósferas explosivas no son usuales, y en caso de formarse, su duración es corta.

Ya que tienes esto en cuenta debes tomar medidas organizacionales preventivas con respecto a los trabajadores como instrucciones por escrito y permisos para la ejecución de trabajos riesgosos y procedimientos de emergencia.
Con respecto a las instalaciones debes cuidar de fugas de gas, vapor, niebla o polvo, levantamiento de polvo, sistemas de alerta, en caso de explosión sistemas que permitan contener o aminorar el daño, etc. Y con respecto a las maquinarias y herramientas deben estar diseñadas para ser utilizadas en las atmósferas explosivas de manera que reduzcan el riesgo de explosión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *